Uno de los sentidos que más impactan nuestras relaciones interpersonales y cómo nos relacionamos, aunque no lo tengamos muy presente es el olfato. Las fragancias que elegimos usar en nuestro día a día, dicen mucho de cada una de nosotras, de nuestra forma de ser y personalidad, también habla sobre cómo nos estamos sintiendo, en fin, nuestro aroma puede hablar por nosotras, convirtiéndose así en una herramienta de comunicación al igual que la moda. Siendo así nuestro aroma u olor casi que nuestra firma personal, por lo que la elección de qué perfume usar no es una decisión a la ligera, sino una que se debe tomar con mucha conciencia y muy bien pensada para que realmente nos sintamos cómodas y defina nuestra personalidad.

Para empezar debemos saber que existen 2 tipos de perfumes, eau de parfum (Agua de Perfume) o eau de toilette (Agua de colonia), su principal diferencia la vamos a encontrar en la concentración de su aroma y en su duración. El agua de perfume es el de mayor concentración y duración, su fragancia nos puede durar hasta 6 horas, mientras que el agua de colonia puede durar alrededor de 3 horas en nuestra piel. Cuál elegir depende mucho de nuestros gustos, pues no es una mejor que otra, sino que si preferimos olores más suaves y sutiles es mucho mejor el agua de colonia, sin embargo si queremos un olor más fuerte y concentrado el agua de perfume puede ser una mejor opción, mi recomendación es que busquemos uno que se acomode mucho más a nuestro estilo de vida y preferencias.

Cuando ya hayamos elegido el tipo de perfume que queremos, seguimos con la parte más interesante y divertida, que es elegir el olor que más nos guste. Encontramos varios tipos de fragancia, sin embargo todas tenemos un estilo de aroma que va más con nuestro ser. Algunos pueden ser:

  • Frutales: Con este tipo de fragancia transmitimos aires juveniles, dulces, llenos de energía, vibras y felicidad.
  • Florales: Suelen ser un poco más fuertes que los anteriores, con estos comunicamos mucha seguridad, optimismo, romance y diversión.
  • Cítrico: Este tipo de aromas indican mucha independencia, aventura, relajación y cero estrés.
  • Amaderados: Para terminar tenemos este tipo aroma con el que contamos una historia de fortaleza, madurez, elegancia y valentía.

No hay una fragancia mejor que otra, pues lo importante es que el aroma se adapte a cada una de nosotras y nos represente por completo.

Una vez hayamos elegido el tipo de perfume y de aroma que queremos para nosotras, debemos tener en cuenta que el día que lo vayamos a comprar procuremos ir en las horas de la mañana a elegirlo y sin usar ningún tipo de perfume o crema con olor, pues es en estas horas que nuestro olfato está más sensible. Otro punto que tenemos que tener presente es tratar de no probarnos más de tres perfumes, si son del mismo tipo de aroma, pues esto confundirá por completo nuestro olfato y no sabremos elegir bien, sin embargo si son de aromas diferentes toleramos hasta 6. Y por último procuremos esperar unas 2 horas, mínimo, luego de probárnosla  para decidir si comprarla o no, pues es la única forma que podemos comprobar si de verdad nos “pega” esa fragancia y nos va a durar.

Lo más importante en todo esto es elegir fragancias con las que nos identifiquemos y sintamos cómodas y seguras.

 

Write A Comment