Uno de los detalles que más me apasionan de la moda, es que siempre hay una historia que contar detrás de cualquier prenda o tendencia que vemos en los almacenes, revistas o desfiles de moda. Una pieza que es considerada un clásico y que te recomiendo tener es la Gabardina, sin embargo esta no siempre fue un artículo de moda. En un principio fue creado para proteger a los militares del clima durante la primera guerra mundial, pero gracias a su material resistente y ligero paso a ser parte del armario y así se convirtió en un pieza icónica y que no debes dudar tener.

Una de las características que más me gusta de esta es que además de ser tu gran aliada para esos días lluviosos, complementándola con otras prendas la puedes ajustar casi que para cualquier clima y ocasión. Dándote un toque muy elegante y sofisticado, ayudándote siempre a lucir muy bien. La clásica es de color caqui y tiene un largo que va más bajo de la rodilla, sin embargo hoy en día los diseños han variado y las podemos encontrar en otros colores, tanto neutros como tonos más vivos o inclusive con telas estampadas, otras variaciones las podemos encontrar en el largo, pero esto aquí ya si es según tu gusto y como la encuentres más útil para ti, solo recuerda que para no comprometer tu estatura si vas a usar zapatos planos que la gabardina tenga un largo que vaya arriba de las rodillas, si al contrario eliges una con el largo por debajo de estas te recomiendo que uses tacones.

 Es una prenda que va bien con cualquier look que quieras crear, desde el más sencillo y simple como unos jeans con tenis para una salida casual con tus amigas, pasando también a usarla con un vestido o falda, junto con unos botines o botas para una ocasión un poco más formal pero con la cual no vas a desentonar, y así mismo la puedes llevar con pantalones y un buen par de tacones para una reunión.

Así que anímate a explorar con esta pieza clásica, jugar con ella y  crear looks modernos para tu día a día.

Write A Comment